Si se escoge la primera opción, los equipos que subirían a la Liga Profesional serían Atlanta (puntero de la Zona 1) y San Martín de Tucumán (de la Zona 2). En cambio, si se opta por la tabla general, los beneficiados serían el Ciruja y Defensores de Belgrano, el escolta de la Zona 2.

Si se avanzara en esta dirección, quedaría por resolver la situación de Atlanta. Es que el Bohemio tiene un partido menos (el que fue suspendido por graves incidentes en las tribunas de Independiente Rivadavia) y, en caso de ganarlo, alcanzaría los 41 puntos del Dragón… ¿y si no se juega ese pendiente?

Quienes defienden la postura de la tabla general, sostienen que los ascensos a Primera iban a definirse en una final entre los líderes de ambas zonas y que el perdedor iba a disputar un Reducido, por lo que no se trataba de dos “campeones” que subirían directamente.

La cuestión de los descensos será otro problema a resolver. En principio, no habría tirantez en el corto plazo ya que la idea es que ningún equipo pierda la categoría. Pero eso puede significar una bomba de tiempo. ¿Cuántos equipos y con qué metodología perderán la categoría? Y más importante: ¿a fin de año o a mediados de 2021?

Claudio Tapia, presidente de AFA, reconoció en Líbero vs. que su objetivo era llegar a tener una Primera División con 20 participantes (o incluso 18) como los torneos más competitivos del mundo, por lo que estarían “sobrando” seis o hasta ocho equipos para el próximo torneo.

Mientras todos manifiestan que el principal objetivo es superar la crisis del coronavirus que afecta al mundo entero, en AFA ya comenzó la rosca para definir los próximos torneos. Con el pico de contagios esperado para fines de abril, los dirigentes barajan los últimos días de mayo o junio para retornar a la actividad. Si a eso se le suma una “mini pretemporada”, el torneo podría arrancar recién en agosto. Pero las negociaciones ya empezaron.

Fuente: Sin Mordaza