Inicio Colon Yeiler Góez: “Sentía que le iba a hacer un gol a River”

Yeiler Góez: “Sentía que le iba a hacer un gol a River”

by Luciano Villarroel

Yeiler Góez, la figura del triunfazo de Colón frente a River en el Monumental, con un jugador menos por más de 76 minutos, charló con Olé. El volante colombiano de 21 años, que llegó al Sabalero a mediados de 2020 a préstamo desde Atlético Nacional y tiene contrato hasta diciembre, habla del partido soñado frente al Millo. Y, también cuenta su historia y su lado más íntimo.

-¿A qué hora te dormiste el domingo?

-Tipo 2, 2.30 de la mañana, jaja. Lo primero que hice luego del partido fue llamar desde el micro a mi madre y personas allegadas. Después, con la felicidad y jodiendo con los chicos se hizo difícil irse a dormir. Pero dijimos todos de ir a descansar un rato porque esto ya era parte del pasado y tenemos que prepararnos en la semana para, Dios permita, volver a estar alegres.

-Fue el mejor partido de tu vida…

-Fue el más importante hasta ahora por lo que significa el rival y por mi primer gol como profesional, que fue a Armani, un ídolo del club que yo amo con todo mi corazón (Atlético Nacional). Más cómo fue la victoria, nos quedamos a los 15 minutos con un jugador menos y supimos aguantarlos y no nos daba miedo atacar a River. El grupo es demasiado unido. Es una de nuestras mejores virtudes. No diría que será el mejor partido de mi vida porque, Dios lo permita, espero seguir creciendo.

-¿Cómo fue el gol a River?

-El cuerpo técnico nos inculca a todos los volantes y delanteros que hay que atacar con agresividad. Estaba cerca del área y vi la opción de dársela a Mura, pero decidí jugármela y, gracias a Dios, salió un taco espectacular. Se la pasé a Facu (Farías) y él entendió el mensaje. Desde que se la pasé le estaba gritando: “Atrás, atrás”. Me escuchó y pude anotar un gol importante.

-¿Se lo dedicaste a Dios y a quiénes más señalaste en el festejo?

-Sí, primero que todo la honra y la gloria a Dios. Después, a un pequeño grupo de gente de Colón y a Wilson (Morelo) y al Gato Formica, a quien le dije antes que tenía la sensación de que iba a hacer un gol.

-¿Cómo sentías que ibas a anotar?

-Hay días en los que uno se despierta diferente y siente esas sensaciones en el cuerpo. Lo sentía dentro mío…

-¿Y qué te había respondido el Gato?

-Me dijo: “Cree, cree, que la vas a meter”.

-Más allá del gol, se habló mucho del caño a Pinola…

-Fue algo que me salió en el momento. Ya estaba bastante cansado, atacábamos tres o cuatro en esa jugada y nos habían encerrado. No tenía más que hacer y dije voy a intentarlo. River presionaba con dos o tres a cada uno y con el desgaste que teníamos debíamos recurrir a una falta.

-¿Qué te dijo él después?

-Me dijo: “No me cancherees”. Es una persona tranquila y humilde. Me felicitó después por el partido.

-¿Sos de hacer caños?

-Noo. Soy un jugador de hacer un juego sencillo. Hay veces que me sale el barrio.

-¿Qué barrio? ¿Dónde comenzaste?

-Soy de Medellín, De la Comuna 3 Santo Domingo. Ahí hice mis primeros pasos. Y me formé como persona y como futbolista en Club Deportivo Estudiantil, muy reconocido en Antioquía. A los 17 años pasé a Atlético Nacional y ahí crecí mucho. En 2018 llegué a la Selección Sub 20 y pude jugar varios torneos. Después, me perdí el Mundial 2019 en Polonia al romperme el tendón de Aquiles tres días antes de comenzar. Pasé un año y medio sin jugar. Diez meses de recuperación y después el técnico no apostó en mí en otros ocho meses en los que no entraba pero no jugaba. Y Colón me dio la oportunidad.

-¿Cómo pasaste ese año y medio?

-Fue doloroso perderse el Mundial después de haber sido el único jugador que había estado en todo el proceso. A mi familia le dolió mucho también y yo les prometí que íbamos a salir de esa. Había que enfocarse en la recuperación, que después Dios pone cada cosa en su lugar. Y eso fue lo que hice. Me dolía ver siempre de afuera los partidos de mis compañeros pero seguía. Cuando faltaba poco para volver la felicidad no me entraba en el cuerpo…

-¿Cómo hiciste para ser tan positivo?

-Siempre he sido positivo. Desde pequeño mi madre, que se esforzó mucho porque no teníamos los mismos recursos que ahora, me enseñó el valor de la fuerza, el amor propio y por la familia. Me metí en la cabeza que la familia dependía de lo que yo fuera en esta vida. Gracias a Dios hoy puedo ayudar a mis padres, hermanos.

-¿Qué te llegó a faltar en tu infancia?

-El Club Estudiantil nos dio, cuando necesitábamos, comida, pasajes y botines. Incluso sigo hablando con ellos. Ahora, que tengo un patrocinio de botines, los que casi no uso los guardo y se los doy cuando voy allá para que los tengan los que necesitan.

-¿Y a quién tenías de referente?

-Siempre he admirado a Aldo Ramírez como juega, con la tranquilidad con la que lo hace y la destreza con el balón. Me encanta y pude cuando debuté jugar con él.

-Sos muy creyente en Dios…

-Sí, toda la familia. Cada cosa que hago la encomiendo a él porque es quien me cuida, me bendiga y me da fortaleza cada día.

-¿Cómo se dio tu llegada a Colón?

-Al no tenerme en cuenta Atlético Nacional, le hablé a mi representante. Tenía ofertas de Portugal, Colombia y apareció la de Colón. Me decidí por Colón porque quería ir al fútbol argentino por lo apasionado que son los hinchas. Lo que más me apasiona es cómo ellos viven los partidos. Después, es un fútbol de máxima exigencia.

-Y pudiste sentir a la hinchada de Colón en los festejos de la obtención de la Copa de la Liga Profesional, que me imagino no esperabas, ser campeón…

-​Fue un momento muy especial. Es un club que no siempre está peleando por cosas pero sí en los últimos tres años y hay un dicho que el esfuerzo trae a las victorias. De tanto trabajar este grupo pudo conseguir un título histórico. Gracias a Dios y a la vida por ponerme en este lugar después de tanto tiempo no jugar.

-Y también sos padre, ¿no?

-Sí, tengo una nena que va a cumplir dos añitos. Es muy difícil estar lejos de ella. Lo hablé con mi señora y le dije: “Es mejor que la pasé mal uno y no los tres”. Ellas con mis padres y hermanos son mis motores.

​-¿Qué valor le das a Domínguez en tu presente?

-​Eduardo es una persona clave al igual que su cuerpo técnico para que esté acá, por la confianza. Estoy muy agradecido a ellos.

-Ahora, ¿para qué está Colón?

-Nos planteamos seguir unidos, construyendo este gran camino y pelear el torneo, que Colón tiene con qué hacerlo. Estamos con ganas de volver a ser campeones.

Fuente: Diario OLÉ

Facebook Comentarios

Noticias Relacionadas